Escapada a Monaco con niños

Aprovechando que habíamos decidido ir a pasar 3 días a Niza, el segundo día lo destinamos a ir a Mónaco.

La verdad es que estando tan cerca sentíamos curiosidad por cómo sería esta ciudad de lujo y que es el escenario de fondo de una de las carreras de la F1.

Cuando estuvimos hace años en Cerdeña nos gustó/dio envidia visitar Porto Cervo con todo el lujo que había así que estando tan cerca pensamos que sería una buena escapada.

Desde Niza es muy fácil llegar, ya que en menos de 30 minutos de tren estás allí y durante el camino puedes disfrutar de las bonitas playas de la costa azul.

La verdad es que no es para nada lo que nos imaginábamos.

En el puerto aunque había barcos muy chulos y que por desgracia seguramente nunca podré tener no nos gustó mucho ya que el entorno no acompañaba. Creo que es una de las cosas malas de tener expectativas de un sitio, que a veces decepciona.

Sobre la ciudad, la verdad no se si decir que sea una ciudad muy recomendable para ir con niños que van aún en cochecito. Está llena de subidas y acabas cansado de empujar el cochecito ya que con lo empinado que es no es viable subir andando.

Es verdad que hay bastantes zonas que se puede acceder con ascensor pero hay puntos como la zona del castillo que sólo se puede acceder a pie.

Pero decir que lo que visitamos de la ciudad nos gustó mucho.

Justo donde empieza la subida hacia el castillo había una plaza muy mona con un mercado que es donde comimos.

La subida al castillo es empinada pero es posible subir con el cochecito y realmente merece la pena, sino os apetece subir a pie se que había autobuses que suben hasta arriba.

También es posible coger el típico trenecito que te lleva por todas partes y a los niños les suele gustar.

Tienes unas vistas preciosas de Mónaco y además es una zona con callejuelas con tiendas y restaurantes.

Además hay un parque donde la peque pudo estar un rato entretenida y teníamos unas vistas preciosas.

Sobre el tema comida la verdad me preocupaban un poco los precios pero en la zona del castillo había restaurantes con menús de diferentes precios pero por menos de 15 euros podías comer.

A mí me hizo gracia ir a comer al mercado que habíamos visitado antes de subir al castillo. Algunas de las paradas del mercado tenían la opción de preparar comida para comer directamente en una zona con mesas.

Esto me gustó mucho y creo que es algo que los mercados de Barcelona deberían pensar para fomentar más el consumo en los mercados o para abrir su oferta.

Por la tarde seguimos paseando hasta el jardín exótico y es precioso.

Podríamos haber aprovechado para ir al Museo Oceanográfico que parecía muy chulo o haber ido a Montecarlo pero la peque quería parque así que nos quedamos pasando la tarde en un parque hasta que nos tocó ir a la estación a buscar el tren de vuelta.

Fue una visita express pero creo que es viable hacer una visita de un día y tener una idea de lo que es la ciudad

También te puede gustar...

3 comentarios

  1. Pingback: Niza con niños - La mama fa el que pot

  2. Es una de esas cosas que hay que hacer sino te arrepientes. Seguramente a mí también me decepcionaría, un lugar con tanto boom y al final no es lo que parece. Y te llevas un chasco. Pero bueno, os lo pasasteis bien

    ^^

    • La verdad es que me esperaba otra cosa, pero tengo que decir que a pesar de las subidas tienen unos parques muy chulos para los peques y con vistas preciosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.