Un “must” de cualquier casa: Pizarra de tela portátil

Una de las cosas buenas (o no tan buenas para mi bolsillo) de navegar por la red es que puedes comprar cosas sin salir de casa.
Si además sigues blogs de gente que hace cosas muy chulas la tentación es mucho mayor y este ha sido el caso de una de mis últimas compras: Una pizarra de tela.
La creadora de la mía es Annabel de la Nave de V que no sé de dónde saca el tiempo para hacer todo lo que hace y que es una gran fuente de creatividad.
Hace unos meses publicó en su fan page una imagen sobre las pizarritas que había hecho para su peque y tuvo tanto éxito que organizó un sorteo de una pizarrita.
No fuimos afortunados y no nos tocó una pero tenía claro que sería un éxito en casa así que contacté con ella e hice mi encargo.
Pude escoger entre las telas que tenía y me que más me gustaba.
Después de tenerla en casa ya hace varios meses puedo decir que es de esos juguetes que todos deberíamos tener en casa, sobre todo
si nos gusta salir por ahí con los peques.
A la mayoría de los peques les gusta pintar y conozco pocos que se resistan a coger una tiza en cuanto la ven, así que a la peque le gusta mucho hacer sus garabatos, borrarlos y volver a empezar.
En casa tenemos una mesa que hice con pintura pizarra, así que quizás en casa es donde menos uso le da, pero es genial para llevar en la mochila cuando vamos por ahí en vez de ir cargados con un montón de juguetes.
La pizarra se enrolla así que la puedes llevar fácilmente a cualquier lado y si paras a tomar algo o en un restaurante la saco y la peque se entretiene pintando.
Lleva 2 tizas (pero puedes añadir más) y una gamuza para borrar que se guardan en un bolsillo que está en la parte interior.
Si se mancha se puede lavar en la lavadora sin problemas, aunque en nuestro caso aún no ha sido necesario.
Si quieres comprar una puedes contactar con ella en contacto@lanavedelbebe.com o mirar las de Julie and Jane.

¿Te podrás resistir a tener una? Yo como ves que no pude.

También te puede gustar...

5 comentarios

  1. La verdad es que es un invento de los más prácticos: mantiene a los bichillos entretenidos, no ocupa espacio… pero mi pánico a la suciedad que genera mi churumbelita, así como su afición a comerse todo lo que coge, me mantiene alejada de las tizas y las pizarras por el momento.

    • La bichilla aún es pequeña para que lo disfrute ya que como dices lo más fácil es que se coma la tiza. Pero ya verás como es un gran invento para poder llevarlo a cualquier lado y que estén entretenidos.

  2. Acabo de ver éste post y porque me avisaron :(.
    Genial. nosotros ya estamos apuntados al taller, seguro que les encanta la pizarra y tendremos que comprar otra (o hacerla si se nos da bien el taller y aprendemos ,jeje).
    Comparto en facebook.

  3. Pingback: Julie & Jane, ropa con pizarra para jugar - La mama fa el que pot

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *