Enamorarse de Edimburgo con niños y 7 imprescindibles

El año pasado pasamos las vacaciones en una ruta por el Reino Unido y así comencé una serie de posts sobre nuestra experiencia.

Pues hoy quiero añadir nuestra experiencia en Edimburgo con una niña de 2 años ya que encontré mucha información sobre Londres pero muy poca sobre Edimburgo con niños y creo que es un destino ideal para ir con niños.

Tenía muchas ganas de visitar Edimburgo ya que todo el mundo me había hablado muy bien pero la verdad es que al no encontrar información para ir con niños pequeños no sabía muy bien lo que nos encontraríamos.

Nosotros viajamos en pleno agosto, así que nuestra experiencia de visitar Edimburgo fue en pleno Festival de Teatro.

Llegamos a Edimburgo en tren, así que nada más salir estábamos en pleno centro y no fue necesario más para enamorarme de esta ciudad.

Nos hospedamos en un apartamento ya que con la peque es lo más cómodo. Viajas a otro ritmo y era mejor poder cocinar en casa, respetar sus siestas, etc..

Tengo que decir que Edimburgo es caro, sé que era agosto, pleno festival pero también fuimos en agosto a Londres y el apartamento de Edimburgo fue el que nos salió más caro.

Pero os aseguro que vale la pena.

Nosotros fuimos 4 días y creo que para ver Edimburgo es más que suficiente. No disponíamos de coche y con la peque no nos animamos a hacer excursiones de un día, pero si os interesa acercaros a las Highlands desde Edimburgo tenéis montones de excursiones para hacer.

Edimburgo es una ciudad pequeña así que en dos días tienes vista la ciudad. Pero tiene montones de museos y visitas muy chulas para hacer.

Si vais con peques también os aviso que ir con cochecito puede ser un rollo ya que sus calles son adoquinadas, así que os recomiendo haceros con una buena mochila ergonómica para poder llevar a los peques.

Os dejo una lista de cosas que nos os podéis perder en Edimburgo:

1.Festivales de verano

El más famoso es el festival de teatro y os puedo asegurar que os encantará disfrutar de los espectáculos que hacen por las calles.

Nosotros dejamos de visitar algunas cosas de nuestra lista porque la peque se quedaba alucinada con los espectáculos y/o música en la calle y al final lo importante para nosotros es disfrutar de la ciudad y no ver un montón de cosas.

Me daba miedo que hubiera tanta gente que no se pudiera ni caminar, pero no es así.

Por lo que os recomiendo si podéis combinarlo ir en fechas del festival, que no os de miedo las aglomeraciones.

Edimburgo es una ciudad muy cultural por lo que también pudimos disfrutar del Festival del Libro que estaba situado en la parte nueva de Edimburgo.

Había una zona muy chula con librerías y espacios para que los peques pudieran leer libros.

Además también había firma de libros de autores y un ambiente de literatura muy chulo.

La peque estuvo encantada de poder disfrutar de una tarde mirando cuentos.

2. Subir a Calton Hill

No os podéis perder está pequeña excursión a Calton Hill. Pero si vais cargando peques os aviso que la subida puede ser un poco empinada, así que ir con fuerzas, nosotros aquí subimos con el cochecito.

Os lo recomiendo 100%, ya que los peques disfrutaran de un espacio abierto y poder correr y jugar y tendréis unas fantásticas vistas de Edimburgo.

 3. Pasear por el casco antiguo de Edimburgo

Edimburgo es una de esas ciudades que enamoran, con calles llenas de historia y tiendecitas muy chulas.

Pasear tranquilamente por el casco antiguo me parece imprescindible y poder disfrutar de la ciudad.

Si eres fan de Harry Potter no te puedes perder:

o   The Elephant House, la cafetería donde J.K. Rowling escribió parte de sus novelas.

o   Visitar el cementerio de Greyfriars que  inspiró la mítica y lúgubre escena del cementerio de «Harry Potter y el cáliz de fuego», en la que Voldemort retoma su forma física y se bate en duelo con Harry.

o   Al lado del cementerio está George Heriot’s School, la escuela que dicen que inspiró a Howgarts.

o   Pasear por Victoria Street, una calle llena de tiendecitas que dicen que también sirvió de inspiración del bullicioso Callejón Diagon,

4. Visita guiada por Edimburgo

Quizás es que me hago mayor, no lo sé. Pero cada vez más me gustan más las visitas guiadas para enterarme un poco más de lo que estoy visitando, porque si no al final pasas por los sitios y no te enteras.

A pesar que algún guía oficial se enfade conmigo nosotros fuimos a un tour de los que organiza Sandemans. Era de estos que al final pagas lo que te parezca bien.

He hecho tours con ellos en otras ciudades y lo que me gusta es que suelen explicar anécdotas y son bastante divertidos y amenos.

Duró 2 horas y media y tengo que decir que la peque lo aguantó súper bien.

Así que para conocer más la ciudad os recomiendo una visita guiada sin dudarlo.

5. Pasear por la zona nueva de Edimburgo

Las zonas nuevas de las ciudades pueden pecar de perder parte de su encantó, pero creo que no es el caso de Edimburgo. En esa zona estaba la feria del Libro así que pasamos varias veces.

Es una zona muy comercial con muchas tiendas, bares y restaurantes y sin duda os recomiendo pasear por la calle Rose Street.

6. Disfrutar de una tarde en los Jardines de Princess Street

Con una niña pequeña es inevitable acabar en el parque. Así que pasar una tarde en los Jardines de Princess Street va a ser casi inevitable.

Es un parque muy grande y con una zona de columpios muy chula ya que es un castillo.

Así que los peques seguro que lo pasan genial.

También hay un tiovivo pero estaba cerrado cuando fuimos y no pudimos subir.

7. Visitar castillo de Edimburgo

Esta quizás os parezca lo menos imprescindible dependiendo de lo que os gusten las visitas culturales.

Pero a mí me parecía que compensaba visitar el castillo. Otra vez os digo que está todo adoquinado y que ir con cochecito puede ser un poco rollo.

¿Qué podremos ver?

o   Sólo por las fantásticas vistas que tienes de Edimburgo desde el castillo merece la pena entrar.

oEs un sitio histórico, y como curiosidad decir que en la explanada se quemaron cientos de brujas.

o   Puedes ver los Honores de Escocia (la corona, el cetro y la espada del estado), las joyas que se utilizaban para coronar a los reyes escoceses. Y ahora también la Piedra del destino que vuelve a estar en Escocia.

o   Hay un cementerio para las mascotas de los soldados.

o   A las 13h no te pierdas el disparo del cañón. El origen se remonta a 1852, cuando en Calton Hill se instaló una bola del tiempo que caía a diario a la 13:00 para que, al verla los marineros ajustaran los cronómetros. Pero en Edimburgo es muy típica la niebla que impedía la visibilidad muchos días. Por este motivo para acompañar la señal visual de Calton Hill, comenzó a dispararse el One o’clock gun.

oSi eres fan de Juego de Tronos la “cena negra” que se celebró en el castillo inspiro la boda roja.

Y si aún os queda tiempo:

  • Visitar alguno de sus museos

Tiene museos muy interesantes que no pudimos visitar ya que nuestra peque estaba encantada con los espectáculos callejeros.

Me hubiera encantado ir al Museo Nacional de Escocia donde podréis ver la oveja Dolly.

  • Ver animales en el Zoo o en una city Farm

    Ya os conté nuestra experiencia en las cityfarms de Londres, y en Edimburgo podrán disfrutar también de la Gorgie City Farm, una granja que se encuentra en la zona sudoeste de Edimburgo donde podrán pasárselo bien mientras aprenden sobre el cuidado de las vacas, ovejas y cabras y además disfrutar de una zona de juegos especialmente diseñada para ellos.

La otra opción es visitar el Zoo de Edimburgo que además es un centro de investigación científica.

Es el único zoo que acoge koalas y pandas gigantes. Me hubiera encantado poder ver Koalas en directo, pero está claro que tendré que ir a Australia para poder verlos.

  • Ir a la playa

Sí, hay playa y yo quería ir, pero al final el día a día no me lo permitió y es que la playa no está cerca del centro y era una excursión de un día pero me lo apunto para otra vez.

  • Visitar el real Jardín botánico 

    Creado en 1670 por dos médicos que cultivaban plantas medicinales, el Jardín Botánico de Edimburgo se ha convertido en una de las visitas más importantes de la ciudad. Consta de diversas zonas, cada una dedicada a un tipo de vegetación

  • Ir a Holyrood Park

Esta también es otra de las cosas pendientes que me quedaron y que tampoco pude hacer. Pero seguro que a la próxima no me pierdo poder disfrutar de este gran parque que tiene colinas, lagos, acantilados y zonas verdes.

Y para terminar una recomendación para ir a comer, y es que si os entra el mono de poder ir a comer comida Española después de días fuera os recomiendo el restaurante Serrano Manchego.

No está en una zona muy céntrica, pero os digo que valdrá la pena hacer el camino ya que la comida está buenísima. Era como comer en casa.

Nosotros con más tiempo cuando la peque sea mayor y haremos rutilla por las Highlands pero Edimburgo nos ha enamorado y seguro que volveremos.

También te puede gustar...

3 comentarios

  1. Espero que lo pasaséis bien. Yo tengo muchas ganas de volver

  2. Pingback: Viajar al Reino Unido con niños - La mama fa el que pot

  3. Pingback: LLega Harry Potter y la Cámara Secreta™ en concierto - La mama fa el que pot

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *