Fotoprotección en niños: usamos camisetas con protección UV

Por fin ha llegado el verano, una época que suele darnos muy buen rollo porque empezamos a ver ya muy cercanas las esperadas vacaciones o aunque trabajemos nos solemos tomar las cosas de otra manera y salimos más, alargamos el día, etc…

Otra de las cosas que me encantan es que con el calorcito empezamos a destaparnos y como no ir a la playa o a la piscina para resistir mejor las altas temperaturas.

Por supuesto a nuestros hijos les encanta ir a la playa o a la piscina tanto como a nosotros pero su piel es mucho más delicada que la nuestra y deberemos tenerlo en cuenta para protegerles adecuadamente del sol.

Hoy quiero hablarte de nuestra experiencia utilizando camisetas con protección UV.

 

Cuando voy a la playa siempre he visto como los niños extranjeros con este tipo de camisetas y sin embargo los “nacionales” con lo mínimo posible.

Así que cuando la peque tuvo edad para ir a la playa buscamos este tipo de camisetas para protegerla.

Mucha gente me comenta que si no le molesta llevarla, le da calor  o se le queda húmeda durante mucho tiempo.

La verdad es que nunca le ha molestado a pesar de que mi peque es de las que nada más llegar a casa se quita ropa para ir bien cómoda.

Otra cosa que he visto es que no todas las camisetas son iguales. Por ejemplo este año he comprado una en mamma naturest que es una pasada. La pena es que sólo tienen para niños de hasta 2 años, pero es súper fina y se seca muy rápido, de hecho al poco de salir del agua está seca cosa que no pasaba con otras camisetas que he utilizado.

Otra de las razones por las que me decidí a usar camisetas con protección UV es porque los niños suelen pasar mucho rato jugando en el agua y aunque existen cremas resistentes al agua creo que es la manera de asegurarme que esté protegida.

Yo reconozco que puedo ser un poco exagerada con esto del sol y es que personalmente no me gusta mucho y como estudié Biología y vi los efectos del sol en la piel pues supongo que estoy más susceptible.

El sol es muy bueno, nos proporciona bienestar, además es necesario para la síntesis de vitamina D pero como todo siempre con moderación.

Es común pensar que mientras no te pongas rojo no pasa nada, que no te has quemado y tu piel no está afectada. Pero ponerse moreno no quiere decir que tu piel no está afectada.

A todos nos gusta vernos morenos porque parece que es saludable, que estás más guapo si estás moreno, pero la piel bronceada es piel lesionada, ya que cualquier cambio de color de la piel es una señal de que algo está pasando.

Cuando te pones moreno es un mecanismo de nuestra piel para defenderse de las radiaciones ultravioletas.

Que quedo claro que si tu piel ya es morena no tiene nada que ver con esto, existen diferentes tipos de piel y según tu tipo de piel te afectará más o menos el sol.

Así que aunque siempre debemos protegernos del sol en esta época debemos hacerlo más y recordar:

  • Intentar evitar la exposición solar en las horas centrales del día.
  • Usar cremas solares o fotoprotectores con factor de protección solar 50 que debemos aplicar correctamente y recordar aplicarlo en zonas que a veces nos podemos despistar como las orejas o la nuca.
  • Aunque les molesten intentar que lleven gorros.
  • Debemos proteger sus ojos así que es muy recomendable el uso de gafas de sol.
  • Usar ropa adecuada para la protección solar. En mi caso yo apuesto por las camisetas con protección UV.

¿Has utilizado alguna vez ropa con protección UV? ¿Cómo proteges a tus peques del sol?

También te puede gustar...

Un comentario

  1. Pingback: La importancia de la protección solar - La mama fa el que pot

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.