Paremos la transfobia, eduquemos en el respeto

Hace tiempo que le voy dando vueltas a la cabeza a hablar sobre la transexualidad, pero no encontraba el momento hasta que por desgracia la semana pasada una noticia me ha dado el empujón para hacerlo.

Cada vez me doy más cuenta que quiero que mi hija crezca en una sociedad que entienda la diversidad y que si no la entiende o no la quiere entender por lo menos muestre respeto.

Sinceramente creo que en esta época del año que todos nos llenamos la boca de amor, respeto y no sé cuántas cosas más debemos reflexionar sobre si al final lo llevamos a cabo o se queda sólo en palabras.

Hace unos días me desperté con la fatal noticia de que un chico se había quitado la vida porque ya no podía soportar más el acoso que sufría por no haber nacido en el cuerpo que él sentía.

Pero si me pongo a pensar, si la gente no entiende/respeta la homosexualidad aún les resulta más extraño la transexualidad.

Hoy quiero explicar mi experiencia sobre este tema.

Mis padres tienen unos amigos que son como de la familia. Yo les quiero como si lo fueran y de hecho me han visto nacer, crecer, casarme y ser madre.

Estos amigos tenían un hijo que veían que algo no iba bien, pero no sabían detectar que le pasaba. No acaba de ir bien en los estudios pero no sabían cómo ayudarle.

La verdad, pocas personas podemos pensar que a nuestros hijos les pasa algo así cuando resulta que el mismo afectado no acaba de entender que le sucede.

Este niño acudió en su adolescencia al psicólogo del colegio que al parecer en vez de apoyarle no hizo mucho caso de lo que le comentaba y lo que me parece más horrible no lo comunicó a sus padres.

Finalmente un día decidió hablar con sus padres y explicarles que le pasaba y fue una liberación para ella. Sí, este chico resulta que nació en el cuerpo que no le tocaba y en realidad no era un “Él” es una “ELLA”.

Recuerdo perfectamente el momento de saberlo porque yo me iba a casar.

Mi padre vino a hablar conmigo muy serio para comentarme que si veía a estos amigos no muy animados en la boda era por algo. Yo lo primero que pensé es que tenían alguna enfermedad muy grave y que alguien se podía morir.

Cuando me explicó lo que pasaba lo que sentí es alivio porque la vida de nadie corría peligro y mucha pena.

Pena por ella, por todo lo que tenía que haber pasado sola sin que nadie la acompañara.

Para ella decirlo fue una liberación para su familia el principio de la aceptación de esta situación.

Sí, por desgracia ACEPTACIÓN. Querían a su hija con locura pero a veces es difícil entender lo que es diferente.

Por desgracia aún tenemos camino para entender que ser DIFERENTE no es SER MALO.

Para la chica fue un florecer, decirlo fue muy duro e hizo que perdiera personas por el camino pero ganó a otras.

Empezó a ir bien en los estudios y acabó una carrera universitaria sin problemas cuando antes parecía imposible y es que ¿Quién puede preocuparse por estudiar cuando tienes otros problemas?

Pero seguía teniendo un problema y es que en su DNI aparecía como un chico y no podía cambiarlo si no cambiaba de sexo.

Ha sido un duro camino y por desgracia lo seguirá siendo porque nuestra sociedad aún no es respetuosa pero ahora es una mujer por fuera y por dentro.

Aunque no lo he vivido directamente sino a través de mi padre que les ha acompañado en todo momento vivir esto me ha hecho pensar muchas veces sobre el tema y más ahora que soy madre.

Quiero que mi hija crezca respetando a los demás y que entienda que a veces no todos somos iguales pero a veces siento que me equivoco.

Un claro ejemplo es ahora que pregunta por las diferencias entre niños y niñas y le explico que las niñas tienen vaginas y los niños tienen pene.

Y luego me doy cuenta que no siempre es así, hay niños que nacen con vaginas y niñas con pene. Ellos lo sienten así y yo no soy nadie para decirle que es un niño por tener pene o una niña por tener vagina e intento explicárselo como puedo.

La mejor forma de evitar el acoso es con la educación y el respeto y esto es algo que debemos enseñar desde casa y que los adultos somos los primeros en dar ejemplo.

Porque NO es gracioso hacer según qué bromas y que dejemos que se hagan y nos callemos también nos hace cómplices.

Debemos aprender a respetar la diferencia.

Espero que mis hijos crezcan en una sociedad donde no se acepte este tipo de malos tratos, en qué se señale con el dedo al que intenta abusar de otros, espero que en los colegios no se permita o se mire hacia otro lado cuando vean que algo pasa en las aulas.

Espero que pronto nuestro aspecto, nuestras orientación sexual, etc…  no sean lo importante y que empecemos a valorar a las personas por lo que son y no por como son.

No todos somos iguales pero todos debemos ser respetados por igual

También te puede gustar...

4 comentarios

  1. Amén a todo. La verdad es que hay mucho que cambiar en esta sociedad y lo primero es la tolerancia y el respeto por los demás. No por ser diferente, vestir diferente o pensar diferente es malo.
    Es una pena lo de este chico y el sentirse tan mal que acabara con su vida, es una pena que no tuviera nadie a su lado en quien confirara lo suficiente como para explicárselo y no sentirse solo y desesperado.
    Me alegro que los amigos de tus padres apoyaran a su hija, porque así ella pudo dar el paso, hablar con ellos y sentirse bien y todo cambió para mejor.

    Por mi parte, la peque es pequeña, pero intento inculcarle ciertos valores. Como el de la amistad, el amor por uno mismo sea como sea, ver que lo diferente no es malo, ayudar a los demás, no hacer aquello que no queremos para nosotros, amor y respeto no solo hacia las personas, si no hacia los animales y todos los seres vivos del planeta,…

    Saludos y un gran post.

    • Cuando vi la noticia me dejó hecha polvo, sobretodo de pensar que podía haber sido el caso de la hija de los amigos de mis padres.
      Para ellos no fue algo fácil de asimilar, ellos tuvieron a un "niño" y de repente un día sin que lo esperaran les dijo que no se siente así y llegan los miedos. El miedo a no saber que va a pasar, a qué dirá la gente y sobretodo habiendo un cambio de sexo el cómo irá la operación.
      Me entristece pensar lo mal que lo debió pasar en la adolescencia que ya es bastante dura de por sí como para encima sentir que tu cuerpo no se corresponde con lo que eres y encima con el miedo de decirlo en voz alta.
      Por eso creo que es importante decir que ya basta, que respetemos a las personas por lo que son y que no permitamos que se abuse de nadie.
      Espero que mis hijos crezcan en un sitio más tolerante.

  2. Yo he pensado muchas veces en este tema. Me ha llamado la atención y he leído algo y visto documentales. Tiene que ser durísimo y muy tremendo. Me da mucha pena la gente que pasa por esto y más aún con lo difícil que debe ser aceptarlo y el miedo a que te juzguen, traten mal… Al final, es cuestión de lo cerca que te pillen las cosas. Cuando algo nos es ajeno, somos más intolerantes, menos comprensivos. Pero cuando lo vives, lo entiendes y pasa a un segundo plano. Hablo de este tema y de otros como homosexualidad, discapacidad, personas de otras razas, parejas con mucha diferencia de edad… Cualquier cosas diferente a la norma (estadística).

    • Yo la verdad es que intento empatizar bastante con las diferencias.
      Quizás es que me ha tocado vivir en un entorno muy plural (tengo amigas y familiares de otras razas, una prima de mi madre con síndrome de Down y mi hermana es fisio y trabaja con niños con discapacidades) y esto me ha hecho aprender a ser tolerante ( o al menos intentarlo).
      Pero en este caso me duele porque son niños los que tienen que sufrir lo que es el acoso de ser diferentes en una edad que incluso para ellos es difícil entender lo que les pasa.
      Pienso que los padres tenemos que hacer el ejercicio de educar a nuestros hijos para que sean respetuosos con los demás y no callen cuando vean que alguien abusa de otro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *