Amigos imaginarios

Mi hija tiene un amigo imaginario. Se llama Joan, tiene casi 6 años como ella, tiene una hermana que se llama Clàudia que tiene 3 años y va al Instituto (sí, lo has leído bien, al instituto y no al cole) en el mundo de los invisibles.

La verdad es que Joan lleva ya un tiempo con nosotros, no se decirlo con exactitud pero creo que por lo menos desde hace 2 años.

Cuando me habló la primera vez de Joan la verdad es que lo que más me llamó la atención es que fuera un niño. Y es que mi hija en general suele jugar sobre todo con niñas así que me pareció curioso que su nuevo compinche fuera un niño.

Joan empezó a formar parte de nuestro día a día y sus explicaciones sobre todo lo que hacen juntos eran super detallados.

Así que empecé a pensar que quizás tenía que investigar un poco sobre el tema por ver cómo enfocarlo.

¿Por qué surgen los amigos imaginarios?

Pues he leído muchos argumentos diferentes:

  • Para liberar sus sentimientos, no son ellos a los que les pasa algo si no a su amig@ imaginario.
  • Darles confianza: su amigo les acompaña o puede hacer cosas así que ellos también pueden.
  • Los hijos únicos pueden tener más propensión a tenerlos.
  • Se relacionan con gran creatividad y alta sensibilidad.

¿Cómo debemos actuar los padres?

Esto es una de las cosas que me preocupaba. ¿Tenía que hacer caso o ignorarlo?

Por suerte encontré un artículo de mamá psicóloga infantil que hablaba sobre los amigos imaginarios.

Lo que nos dice es que debemos actuar con naturalidad sin darle más importancia y nunca ridiculizarles por ello o decirles que no se puede hablar con alguien que no existe.

¿Cuándo debemos preocuparnos?

Los amigos imaginarios no deberían preocuparnos siempre que nuestros hijos tienen amigos, se relacionan con normalidad en el cole.

Nos deberíamos empezar a preocupar si no fuera porque de repente deje de jugar con otros niños o prefiera ir a jugar con su amigo imaginario.

Nuestra vida con un amigo imaginario

Como adelantaba hace ya tiempo que mi hija tiene un amigo imaginario.

Aunque para ella de imaginario nada porque para ella es real y tiene toda una vida con todo lujo de detalles creada.

Nos enteramos de la existencia de Joan porque un día mi hija empezó a hablar de él.

Nunca la veo hablando con él, ni cuando juega le escucho conversaciones con el amigo imaginario. Así que se lo que hacen juntos porque hay momentos en el que ella decide explicarme las cosas que hacen juntos.

Al principio fue algo que me hizo gracia y no le di más importancia.

Cuando fue formando más parte de nuestro día a día fue cuando empecé a buscar información sobre el tema por si me tenía que preocupar por algo.

Mi hija es una niña sociable, que tiene un grupo de amigas con las que tiene muy buena relación y también es de las que si vamos al parque y no encuentra a nadie acaba jugando con otras niñas.

Así que tener un amigo imaginario no ha hecho que deje de relacionarse con niñ@s de su edad.

Siguiendo las indicaciones del artículo de mamá psicóloga yo nunca he fomantado el hablar del amigo imaginario pero cuando me habla de lo que hacen le dejo que me explique todo lo que quiera.

La verdad es que cuando me explica que por las noches se va al mundo de los invisibles, que va volando y que yo no puedo ir porque no se volar me fascina la imaginación y creatividad que tiene mi hija.

¿Tiene vuestro peque un/a amig@imaginario?

También te puede gustar...

Un comentario

  1. Amigo imaginario como tal, aun no. Tiene 2 años y medio y es hija única. Pero lo que sí hace es jugar con sus amigos de la guardería, aunque no estén en ese momento. Por ejemplo: Se pone a saltar del bordillo, salta ella, y te dice: mamá, ahora Sofía, venga Sofía salta. Y mira para el sitio donde supuestamente debe estar su amiga Sofía.
    Así que sí, me preocupé un poquillo.;)
    Besotes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.