Visita en familía el Salón Internacional del Cómic

Este fin de semana
fuimos en familia al Salón Internacional del Cómic.
De pequeña como supongo
que muchos de los niñ@s de mi generación mi casa estaba llena de comics
tipo “Zipi y Zape”, “Pulgarcito”, “Asterix y Obelix” y un largo etc..
Y mi sensación es que
los comics son una buena manera para fomentar la lectura a los más pequeños ya
que son un paso entre sus cuentos llenos de dibujos y un libro.
Pues bien, era la
primera vez que iba al Saló y después de que me confirmaran que los niños hasta
los 7 años no pagan decidimos ir todos 
juntos.
Mi relación actual con
los comics es bastante básica, me encantan los personajes de Marvel pero
realmente no he leído nunca ninguno de sus comics sólo he visto las series de
animación de la tele y las películas.
Pero a las que sí que
estoy enganchada son a Moderna de Pueblo (me compré su último libro y me lo
firmó) y a Agustina Guerrero (Diario de una volátil), las sigo a ambas y consiguen
arrancarme una sonrisa ya que a mí me es imposible no reconocerme en algunas de
sus viñetas y he descubierto a Laura Santolaya (P8ladas) durante mi visita.
Pero bueno, en general
encontré lo que me esperaba por lo que me habían explicado amig@s que han ido
otras ediciones: puestos para comprar libros, zonas de merchandising, charlas,
firmas de libros, gente disfrazada de sus personajes favoritos.
Pero lo que me
sorprendió que no hubiera una zona infantil donde fomentar el amor por los
comics en los niñ@s.
Lo único que había era
un espacio donde poder “aparcarlos” y donde niñ@s de entre 3-11 años se podían
quedar sin que entraran sus padres y podían pintar, les pintaban las caras,
había taller de origami.
No os podéis imaginar
cuando mi peque vio el stand de Doraemon y le dije que no podía entrar porque
era pequeña. Pues la pobre se puso a llorar y daba mucha pena.
Realmente me parece
sorprendente que no hayan visto que hay un mercado del cómic infantil y que además si quieres un futuro debes fomentarlo desde pequeño.
Creo que montar un
espacio dentro de la feria dirigido a los peques haría también que hubiera más
visitas. Pero cuando digo un espacio no me refiero a un sitio donde los dejes
para ir tú a ver el resto sino donde puedas estar con ellos y hacerles ver lo
divertido que es.
Había muchos padres con
niños, y muchos con niños menores de 3 años que seguro que como a nosotros les
hubiera encantado poder disfrutar con ellos de los cómics.

Así que a ver si para la
próxima edición se animan y ven que los peques son el futuro.

4 comentarios

  1. Yo me animaba al salón del manga, fuimos hace unos seis años pero nos queda tan lejísimos, ya iremos alguna vez con el Peque pero más adelante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.