Yo lo que quiero son #BesosLibres

Hoy me quiero sumar a la iniciativa de
#Besoslibres
a la que nos ha invitado a participar Bea de Mama de dos.
El tema de “forzar” a que los niños den besos a
las personas que decidamos los adultos es una cosa con la que nunca me he
sentido cómoda.
Quizás se deba a que estoy más sensibilizada con
el tema porque yo nunca he sido de dar besos a la gente, soy de las que llega
dice hola y no me sale lo de empezar a dar besos a todo el mundo.
De adolescente era un poco “borde” ya que incluso
cuando se daba la típica situación de salir con las amigas y se acercaban
chicos y lo típico que se presentaban yo era de las que decían mi nombre y
pasaba de dar dos besos.
Lo siento, pero es que me gusta mantener mi
espacio vital y no ir dando besos a gente que no me apetece.
Con la peque no le digo que tiene que ir dando
besos cuando llegamos a un sitio o nos encontramos a alguien. Lo que sí que
hago es que cuando llega a algún sitio salude y se despida ya que creo que es
algo de educación pero el tema de los besos es ella la que decide que quiere
hacer.

Creo que los adultos tenemos muy claro nuestro
espacio vital pero a veces no respetamos este mismo espacio para nuestros
peques.
Los que somos “niñeros” nos encanta achucharles y comernos
a nuestros peques a besos y a veces no nos damos cuenta de que hemos de
respetar su decisión.
Si nos encontramos a alguien  sabe que debe saludar pero si le piden un beso
y ella no quiere pues es lo que hay. Lo que sí que me resulta violento es tener
que dar explicaciones de porque no va a dar un beso ya que la gente que los
pide no suele respetar entender que un niño no de un beso y que yo no
fuerce o intente que lo haga.
Aún cuesta hacer entender que el contacto físico
cada cual lo vivimos de una manera diferente y que no se es más educado o menos
por dar besos cuando nos encontramos a alguien.
Y otra de las cosas que suele pasar es el soborno,
de darles algo para que te den un beso.
A mí personalmente que un peque me dé un beso
porque le doy una galleta no me hace sentir bien, lo que me encanta es cuando
mi peque sin venir a cuento de nada viene y me da un beso, o las mañanas en que
ha acabado en nuestra cama y se despierta a mi lado y para despertarme me
empieza a dar besos.
Estos son los #Besoslibres que me hacen ser feliz.
Además hace tiempo la raíz de unas noticias de
abusos a niños leí un artículo de una psicóloga que hablaba sobre como los
niños a los que se les ha obligado a hacer muestras de afecto sin respetar su
decisión pueden ser más vulnerables a un abuso ya que no están acostumbrados a
decir que NO y que se les respete, y esto me hizo reflexionar mucho sobre este
tema y concienciar más a los familiares cercanos sobre que no es una tontería el
tema de no respetar la decisión de los peques sobre las muestras de afecto que
quieran o no hacer.
Así que me ha encantado esta iniciativa que creo
que puede hacer reflexionar sobre el respeto a nuestros peques y para que
disfrutemos más cuando libremente nos den su cariño.

#BesosLibres es una iniciativa de Bea del blog Mamá de dos, en la cual podéis compartir vuestra opinión respecto a los
besos y los niños. ¿Hay que obligarles a que den besos?  Te invito a que
me dejes tu opinión y que te pases por otros blogs que están uniéndose a esta
iniciativa.

2 comentarios

  1. Los niños tienen todo el derecho de decidir si quieren o no dar un beso…tengo la misma opinión que tu. Así que me uno a la iniciativa 😉 y te sigo en el blog 😉 Y que vivan los besos libres !!

    • Genial tenerte por aquí.
      Sobre los besos es lo que siento y cada uno es libre de hacer lo que quiera, pero a veces no nos damos cuenta de que imponemos cosas a los peques que quizás no deberíamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.