Bounce: camas elásticas, trampolines y un sinfín de diversión

Hace unas semanas para celebrar el día de la madre nos decidimos por buscar un plan familiar que pudiéramos disfrutar todos y la opción escogida fue irnos a Bounce en Cornellá del Llobregat.

 

A mis hijos les pirran las camas elásticas, a la que ven una feria (NO NOS CONCIDERAMOS COMO FERIA, SERÍA UN PARQUE DE TRAMPOLINES) con camas van allí directos así que ir a Bounce para ellos era un planazo, pero no nos engañemos los adultos también teníamos ganas de sacar nuestro niñ@ interior.

¿Qué es Bounce?

Bounce es un adrenaline park de una empresa australiana que inauguró su primer espacio en Cataluña hace unos meses y que desde que inauguraron en 2012 su primer centro en Melburne han ido creciendo hasta tener20 centros en 10 países del mundo

El espacio que tienen en Cornellá es una nave de más de 7000m2 con 100 trampolines interconectados, camas elásticas, elementos de aventura.

El local está distribuido por diferentes espacios.

Uno muy grande con camas elásticas con camas de pared, una zona de camas con pelotas para jugar a matar, otra zona con unas canastas, otra zona con camas más profesionales con camas elásticas que saltan mucho más que las otras y que puedas subir por la pared, otra zona con camas elásticas que acaban con un colchón de aire para saltar y un trampolín de tres alturas, y finalmente un circuito de aventuras para mayores de 125cm.

Y me han comentado que su misión es: “inspirar movimiento, expresión creativa y conexión humana”

Nuestra experiencia en Bounce

Nosotros fuimos un domingo y llegamos hasta allí en coche. No tuvimos problemas para poder aparcar ya que disponen de una zona para aparcar PROPIA.

Si no tenéis coche no hay problema para llegar porque cerca hay parada de metro (L5) y también de los ferrocarriles.

Cuando llegamos tuvimos que subir dos plantas hasta llegar a la zona donde se paga (si lo necesitáis hay ascensores) y también hay una zona de bar.

Allí nos dieron las pulseras que identifican el horario el en que haces la actividad y también tienes que adquirimos unos calcetines antideslizantes que son obligatorios y que podrás usar cada vez que vayas a Bounce.

Cuando llegó nuestra hora un monitor nos explicó todas las normas de seguridad y nos invitó a hacer algunos ejercicios de calentamiento.

¡¡¡Y ya empezó la diversión!!!!

Hay monitores en diferentes espacios que te asesoran y te explican lo que puedes y lo que no puedes hacer.

Tengo que decir que una de las cosas que más me gustó fue lo amables que eran todos y lo agradables y atentos con los niños pequeños.

Les hacían diferentes propuestas de juego y ayudaban a que disfrutaran a tope de los espacios.

Creo que esto es una de las cosas que diferencian completamente Bounce de otros espacios en los que hemos estado que también tienen camas elásticas.

Es un espacio muy amplio y en ningún momento nos sentimos agobiados por la presencia de mucha gente.

La verdad es que fue una hora que disfrutamos a tope y nos pasó volando.

¿Nuestros espacios preferidos?

Pues creo que hubo para todos los gustos. A mi enano la zona de camas elásticas que tenían pared vertical le encantó porque además una de las monitoras con mucha paciencia lo subió montones de veces para que se tirará como si fuera un tobogán.

A mi hija y a mi nos encantó la zona de trampolines en los que te tirabas en el cojín de aire y a mi marido la zona más profesional y la de aventura le cautivaron.

Creo que este es uno de los puntos fuertes de Bounce, tiene muchos espacios muy diferentes que hacen que gente de diferentes edades lo puedan disfrutar lo que lo hace ideal para hacer una actividad en familia.

De hecho había niños de muchas edades diferentes, los míos con 3 y casi 7 pero había niños mayores y adolescentes que estaban disfrutando a tope.

Cuando acabó la hora y nos avisaron de que teníamos que ir y fue cuando empezó el drama porque para mi hijo una hora saltando no había sido suficiente y quería más.

Para que sea fácil controlar los horarios siempre se accede a cada hora en punto.

Fiestas de cumpleaños en Bounce

En Bounce existe también la posibilidad de celebrar allí la fiesta de cumpleaños.

Si celebras el cumpleaños allí, entras por otra zona en la que primero vas a un espacio donde se agrupan a todos los participantes y les explican las normas.

Luego pasan a una sala donde luego celebraran la fiesta y pueden dejar sus cosas y de allí pasan a la zona de saltos.

Las cosas estarán siempre organizadas y diferenciadas según cada fiesta.

Un monitor los acompañará en todo momento vigilándoles e irá llevándolos por los diferentes espacios aptos para ellos, según sus edades y habilidades.

Cuando acaben de saltan pasaran a la sala donde podrán celebrar el cumpleaños.

Como máximo se pueden celebrar 4 cumpleaños en un mismo horario y tiene que haber un mínimo de 10 niños por fiesta. Se pueden hacer reservas directamente con ellos por teléfono o correo electrónico.

Como ves Bounce nos ha cautivado y nos parece una propuesta genial para poder disfrutar todos en familia y estoy segura de que repetiremos pronto.

¿Te animas a saltar en familia?

Un comentario

  1. Pingback: Donde celebrar un cumpleaños en Barcelona - La mama fa el que pot

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.