Jugamos a PiKo, Piko, el gusanito

Hoy os hablo de Piko Piko, el Gusanito. Se trata de un juego de mesa muy divertido que además trabaja el cálculo mental ya que tenemos que ir sumando los dados continuamente.

Piko Piko, el gusanito

En casa no somos muy de juegos de mesa, pero estaba buscando un juego de mesa que nos ayudara con las matemáticas y sobre todo el cálculo mental.

Las mates sobre el papel no siempre son atractivas y está claro que jugando siempre es una forma más divertida de poner en práctica las matemáticas.

En casa nos han funcionado muy bien algunos juegos didácticos para aprender matemáticas jugando y quise seguir la misma estrategia.

¿Cómo se juega a Piko Piko, el gusanito?

Se trata de un juego en el que pueden jugar entre 2 y 7 jugadores.

La edad recomendada es partir de los 8 años, pero mi hija tiene 7 y creo que el curso anterior hubiera podido jugar también.

Pero es verdad que con 8 años tienen más agilidad en el cálculo mental.

El juego tiene 16 fichas numeradas del 21 al 36 que tienen a su vez asignados un número de gusanos.

Piko Piko, el gusanito

Estas fichas se ponen en filas y cada jugador tiene que intentar conseguir en las diferentes tiradas de dados el valor de la ficha para poder cogerla.

Piko Piko, el gusanito

Cada vez que consigue una ficha la va poniendo en una pila, de manera que la última que ha cogido queda visible para que te la puedan robar.

La partida se juega por turnos en el que empieza el jugador más joven y lanza los 8 dados.

Entonces agrupa los dados del mismo valor y vuelve a lanzar los dados.

Piko Piko, el gusanito

Se pueden seguir lanzando hasta que el jugador llegue al valor de una de las fichas, pero si en la tirada sale un número que ya ha separado entonces el turno pasa al siguiente.

Otra cosa importante es que siempre hay que tener reservada alguna ficha de gusanos, así que tenemos que decidir si nos arriesgamos a la siguiente tirada porque nos han salido otros números muy buenos o si somos precavidos y los cogemos ya.

La partida se termina cuando no quedan más fichas para coger. Entonces suman el número de gusanos y gana el que tiene más gusanos. Si hay empate gana el que tiene la ficha con el valor más grande.

Nuestra opinión sobre Piko Piko, el gusanito

Como os decía en casa no hemos sido hasta ahora muy aficionados a los juegos de mesa, aunque con juegos como este nos estamos empezando a enganchar.

En este caso ha sido un juego que nos ha enganchado a todos y cuando digo todos es que hasta mi marido se puso a jugar con nosotras.

Me lo recomendó una amiga cuando le comenté que estaba buscando juegos para practicar la agilidad mental ya que en su casa están bastante enganchados con este juego.

Antes de hacer la inversión en su compra tuvimos la suerte que nos lo prestaron unos días para ver nos gustaba.

Es un juego en el que se trabaja el cálculo mental puesto que hay que ir sumando continuamente los números que van saliendo en los dados.

Está claro que el hay una gran parte de azar pero se fomenta el cálculo de probabilidades y la toma de decisiones porque hay que pararse a pensar en cada jugada si merece arriesgar a hacer una tirada más cuando hay pocos dados y sólo nos vale algún resultado.

Hay muchos dados y en las primeras tiradas a veces a los peques se les acaban cayendo por el suelo, una opción es tirarlos dentro de la caja del juego o de otra más grande.

Y otra cosa que les parece muy atractivo es el poder ir robando raciones de gusanos y que como vamos apilando las fichas y quedan ocultas hasta el final no sabemos quien va a ganar la partida.

Es una caja pequeña y cómoda de llevar a cualquier sitio por lo tanto es de estos juegos que vas a tener muchas oportunidades de poder jugar y pasar una rato divertido.

Nosotros jugamos con la versión con instrucciones en castellano, pero cómo ves la dinámica es muy sencilla y los dados y las fichas no cambian así da igual si lo cogéis en otra versión.

Habilidades que nos aporta

Los juegos de mesa nos aportan muchas cosas, aunque en este caso escogí este por el tema de fomentar el cálculo mental es verdad que nos ayudan en muchas otras cosas.

  • Atención: tenemos que mirar que dados nos salen, qué valores queremos separar y mirar las fichas que quedan para ver que nos interesa coger.
  • Tomar decisiones: si algo es seguro que tendremos que practicar es el tomar decisiones, si tiramos más los dados, que valores separamos, etc..
  • Frustración: al principio a mi hija le molestaba mucho si le robábamos alguna ficha o cuando al final la partida era fallida o si ya no quedaban fichas del valor que le interesaba.
  • Esperar: esperar tu turno puede ser largo sobre todo si hay varios jugadores jugando.
  • Coordinación: tenemos muchos dados (sobre todo en las primeras partidas) y muchas fichas encima de la mesa. Hay que vigilar de que no caigan los dados al suelo o que no vayan por encima de las fichas.

Piko Piko, el gusanito Versión Junior

Mientras preparaba el post he visto que existe una versión junior para jugar desde los 5 años.

En este caso los valores a sumar son más pequeños y los dados cambian y en vez de sólo gusanos también hay pepinillos, queso, panecillos, ….

Es una versión más sencilla para que empiecen a contar con unidades pero al igual que con el otro tendrán que decidir si arriesgarse o no.

Otra diferencia es que en esta versión las fichas son de cartón lo que ayuda si nos lo llevamos porque el juego pesa bastante menos que la otra versión.

Dejo un vídeo donde explican cómo funciona el juego:

¡A JUGAR!

                                           

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.