Los juguetes no tienen sexo

Creo que he sido una afortunada por crecer en una familia donde nunca se consideró que los juguetes
tuvieran “sexo” así que he tenido todo tipo de juguetes y he jugado con mis padres a lo que nos apetecía sin pensar si esos juegos eran para niños o para niñas.

Mi padre siempre recuerda la de ratos que pasábamos jugando a fútbol en el pasillo  y haciendo
ver que yo era Maradona (ya veis que lo mío viene inculcado desde pequeña).

Cuando me decidí a hacer un deporte como extraescolar opté por el básquet cuando todas mis amigas
jugaban al voleibol (en esa época hacía furor “Juana y Sergio”).

Así que al nacer la peque cuando he comprado juguetes nunca me he planteado que estaba comprando un juguete para una niña sino que buscaba algo que se correspondiera con su edad y sus intereses.

Por este motivo desde que nació el enano estoy un poco mosqueada con este tema de los juguetes/juegos
de niños o de niñas.

Y es que desde que ha llegado un niñO a nuestra casa no paro de escuchar comentarios del estilo de “ahora prepárate que tendrás que jugar a futbol” (éste especialmente dirigido a mi marido, se ve que yo no puedo jugar a futbol), “la casa se te va a llenar de pelotas, coches, trenes, etc…” y me quedo alucinada viendo que aún la gente sigue pensando así.

Lo siento pero que alguien me explique qué relación tiene que sea niño con que le vaya a gustar el
fútbol o los trenes. Porque mi peque es princesa pero le encanta jugar conmigo a que es Messi o Neymar.

De hecho una de las cosas que más me sorprendía cuando mi hija bajaba el cochecito de muñecas al
parque era ver cómo eran los niños los que iban como locos a cogerlo y pensaba porque no se los compraban sus padres con lo que se nota que les gustaba pasear a las muñecas en el cochecito.

El enano va a jugar con los juguetes que tenemos en casa y si vemos que tiene preferencias por otros juegos entonces se los ofreceremos igual que se ha llenado nuestra casa de Frozen, pero me niego a que sólo porque sea un niño le tenga que encasillar en un tipo de juego.

Lo siento pero quiero que tenga la libertad de escoger lo que le guste sin que el hecho de ser niño o
niña tenga nada que ver.

En mi caso están siendo los juguetes pero me desespera leer casos como el hijo de Papa Vader y su Buff
rosa
o el de Bea mamadedos y su post  “mi hija no es una princesa”.

Creo que la vida ya es bastante complicada a veces como para ir poniendo etiquetas donde no toca y que
no creo que seamos nadie para decirle a un niño si puede jugar a una cosa u a otra, hacer tal o cual deporte o que ese color no puede llevarlo por ser niño o niña.

Espero que cada vez escuche menos de estos comentarios que sinceramente pensaba que ya estaban
obsoletos.

Creo que todos debemos intentar que nuestros hijos no sigan estos roles y puedan escoger libremente
con qué jugar.

8 comentarios

  1. Pingback: #PapásBlogueros Semana 2 - www.nappy.es

  2. Pingback: Hoy leemos: ¡Soy una niña! - La mama fa el que pot

  3. La mayoría sigue pensando así. El carrito de mi bichilla fue primero rojo y ahora turquesa y siempre me dicen que son colores de niño. Y el muñeco de la Patrulla Canina que más le gusta es Marshall, que como es bombero también es de niño. Vamos, es que me veo obligada a justificar que también le gustan las princesas de Frozen para que la gente no piense que es rara. Y su última adquisición ha sido un helicóptero en miniatura… (esperemos que nadie ponga el grito en el cielo).

  4. Mis hijos llevaban bambas rosas porque las eligen ellos y eligen jugar en lo que quieran, si son coches, coches, cocinitas o lo que ellos decidan! Su libertad, nuestra/mi felicidad! 😉

    • Pues sí, creo que en esto los niños están peor que las niñas. Lo de los colores da mucha rabia pero me encanta que ellos tengan claro que pueden escoger lo que quieren y eso es lo que importa.

  5. Bravo!!! la verdad es que pienso lo mismo. Recuerdo cuando en el primer cumple de la enana una amiga le regaló juguetes para la playa. Entre la pala y el cubo había un camión. Me dijo: lo vi y me gustó, pero si crees que es de niño lo cambio. Y pensé, pues no, porque realmente es un juguete y me alegré que ella pensara como yo, que la peque podía divertirse igual con un camión que con una muñeca! 🙂
    Saludos
    PD: mi hija adora los coches y siempre tiene uno en la mano. ¿Qué problema hay?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.