Niza con niños

Hace unas semanas hicimos nuestra primera escapada
en avión desde que tenemos a la peque.
Teníamos muchas ganas de
volver a viajar así que empezamos con un viaje corto para aprender qué sería
importante y que no cuando nos vayamos 15 días este verano.
Una de las cosas que más
me preocupaba era el tema del avión, pero si me leísteis la semana pasada ya
sabréis que tuvimos una experiencia completa con vuelo retrasado y peque
malita, sino lo hicisteis aquí está nuestra experiencia.
El siguiente punto que
tuvimos que escoger fue donde dormir, aquí podéis ver las diferentes opciones que valoramos, en
este caso nos decantamos por un apartamento y os lo recomiendo totalmente.
Niza es una ciudad
bastante pequeña y si os gusta andar es bastante factible. Nosotros no cogimos transporte más que para ir a Mónaco.

Según nuestra
experiencia es perfecta para una escapada de fin de semana ya que no es muy
grande y con un par de días tienes tiempo de hacerte una idea de la ciudad.
En nuestro caso como
íbamos con la peque no fuimos a museos ni nada parecido sino que disfrutamos de
la ciudad y callejeamos bastante.

Estábamos en un
apartamento cerca de la estación de trenes y aunque está apartado de lo que es
el centro en sí, de hecho de allí parte una de las principales calles
comerciales (Av. Jean Médecin) donde está y que acaba en la Plaza Masséna.
Por la Av. Jean Médecin
puedes ir paseando mientras pasas por diferentes tiendas y puedes aprovechar
para hacer unas compras y por el camino puedes visitar LA BASILIQUE NOTRE-DAME.

Después de este paseo
llegas a la Plaza Masséna y desde allí puedes seguir hacía lo que sería el
casco antiguo o ir en la otra dirección seguir callejeando por calles de
tiendas y restaurantes (zona de la Rue Masséna, rue france).

Nosotros el primer día
optamos por ir a callejear por esta zona de restaurantes y tiendas.

Y como no, luego bajar
hacía la Promenade des Anglais que es el paseo que hay al lado de la playa y
disfrutar de un paseo al lado de la playa.

Nosotros no nos bañamos
ya que íbamos tres días y la peque unos días antes había estado malita (y
suerte que no lo hicimos que acabó el viaje con bronquitis), pero el color del
agua del mar era precioso e invitaba a bañarse.

Eso sí, si queréis
disfrutar de un día de playa avisaros que no encontraréis una playa de arena
fina ya que se trata de una playa con piedras, así que ir preparados, pero
seguro que por el baño merece la pena.
Y bueno, el último día
fue el que destinamos a la parte antigua de Niza, el puerto y a subir a la
colina del Mont- Boron.
Pero antes de empezar
esta ruta y en uno de los laterales de la plaza Masséna tienen una zona de
parques ideales para ir con niños y que además tienen unas fuentes donde los
peques y no tan peques aprovechan para refrescarse y pasárselo teta con los
chorros de agua.

La peque al principio se lo miró pero luego tenía claro que quería
ir hacía allí a mojarse.
Y justo al lado en la misma Promedade du Paillon había una zona de
parques con temática marina.
Esto es una de las cosas que más me ha gustado de cara a los
niños, hay muchas zonas grandes de parques con columpios muy originales.

Una vez
refrescados fuimos dando un paseo hasta la Plaza Garibaldi y desde allí nos
acercamos al puerto.

El puerto es pequeño
pero me pareció muy bonito y el paisaje de alrededor con las casas y el
Mont-Boron le dan mucho encanto.

Y desde allí decidimos
subir al Mont-Boron donde había leído que tenías muy buenas vistas de Niza.

Nosotros como no nos
habíamos informado subimos por un lateral que sería perfecto si no hubiéramos llevado
un cochecito, así que si vais con un peque que todavía va en cochecito que
sepáis que existe un ascensor gratuito que os lleva hasta arriba. No hace falta
subir escaleras ni caminos de tierra y piedras.

Las vistas desde allí
espectaculares de la ciudad y había mucha gente haciendo el picnic.

Si lo hubiéramos sabido
quizás nosotros también nos hubiéramos montado nuestro picnic allí porque el
sitio acompañaba y además hay un parque infantil chulísimo.

La verdad es que los
parques de allí me han dado mucha envidia, muy amplios, con suelo de ese
blandito.

Para bajar lo hicimos
utilizando el ascensor y llegamos andando al casco antiguo donde estuvimos
callejeando y aprovechamos para comer.

No encantó está parte
de la ciudad con sus tiendas, un mercado de cosas de segunda mano y todo de
restaurantes.

Aprovechamos para comer
en uno de los muchos restaurantes que hay en esta zona y después nos
fuimos a descansar un rato en uno de los parques antes de tener que ir hacía el
aeropuerto y emprender el viaje de vuelta.

Nuestra impresión es que
es una ciudad fácil y accesible y que tienes muchas opciones de ocio para los
peques, así que muy recomendable para hacer una escapada.

                                                          

También te puede gustar...

2 comentarios

  1. ¡Es una auténtica maravilla! Se ve que lo pasasteis genial, ¡espero que el próximo y más largo viaje os vaya tan bien o mejor!

    Saludos!

    ^^

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *