Hoy leemos: Compota de manzana

Esta semana leemos “Compota de Manzana” de Klaas Verplanckle editado por ediciones ekaré.

Os adelanto que con este libro seguro que hay división de opinión sobre si gusta o no.

Hacía tiempo que lo había visto en un grupo de Facebook de literatura infantil pero no había surgido la ocasión hasta que en una tarde en la biblioteca lo vi y sin ni siquiera ojearlo lo cogí.

 

Argumento de “Compota de Manzana”

Compota de Manzana es un cuento explicado en primera persona por parte de un niño.

El niño nos cuenta su relación con su padre, como comparten momentos y como a veces su papá se enfada y se vuelve “tormentoso” y entonces tiene ganas de ir a buscar otro papá.

Pero lo bueno es que a pesar de los momentos de enfado los papás esos momentos pasan y son los papás que comparten con ellos experiencias y les dan todo su amor.

Mi opinión sobre “Compota de Manzana”

Hacía tiempo que había visto en un grupo de Facebook de literatura infantil como hablaban de “Compota de Manzana” cuando se acercaba el día del padre, pero no había surgido la ocasión de leerlo hasta que en una tarde en la biblioteca lo vi y sin ni siquiera ojearlo lo cogí.

A diferencia de otras veces estábamos de vacaciones así que mi hermana también lo tuvo que leer a petición de mi sobrino.

Y aquí viene lo que comentaba sobre la división de opiniones, a mí me encantó y a mi hermana le horrorizó porque le parece que las ilustraciones dan un poco de miedo.

Es verdad que las ilustraciones son diferentes a otros libros infantiles, pero personalmente creo que es una de las cosas que más me han gustado del libro y que me parecen más originales.

Es verdad que hay momentos en que la ilustración es un poco tenebrosa, pero es porque refleja perfectamente el momento que está explicándose y es lo que busca, que la ilustración refleja el sentimiento del niño.

En la historia como os explicaba el niño explica cómo es la relación con su padre y los momentos que comparten juntos.

Pero también nos muestra un padre real, que a veces está cansado y que se enfada o que pide a su hijo que haga cosas que no le apetecen y entonces se convierte en un monstruo para él.

Pero al final, esos momentos en los que nos enfadamos con nuestros pequeños también pasan y volvemos a ser los padres cariñosos y felices con nuestros pequeños.

Me parece un libro genial porque a veces parece que la paternidad ( o maternidad) está un poco idealizada y que los padres no podamos sentirnos cansados o a veces sobre pasados.

Nos muestra un papá normal, que hace cosas normales con su hijo con sus momentos felices pero también con momentos malos pero que al final sabe superarlo y volver a disfrutar con su hijo.

Yo lo he leído con mi hija y me ha gustado hablar con ella sobre que los padres nos encanta compartir momentos con ellos y hacer cosas que nos gustan juntos.

Pero también hay momentos en los que nos enfadamos (igual que les pasa a ellos) pero que esos momentos pasan y que por encima está todo lo que nos queremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.