Maternidad ¿Bendición o tortura?

Hace tiempo que iba dándole vueltas a escribir sobre la “maternidad real” pero estando en medio del primer año de un bebé me daba un poco miedo perderme en lo menos bonito y no tener perspectiva.

Porque hay momentos en que te preguntas si la maternidad es realmente tan bonita como te habías imaginado.

maternidad

Sigo con un bebé de menos de un año pero la actualidad me ha lanzado a escribir sobre ello.

Si eres madre es muy posible que te haya llegado la noticia de que la periodista Samanta Villar ha escrito un libro hablando sobre su experiencia con la maternidad y los titulares de los periódicos se han llenado de algunas frases que hacen que arda la actualidad maternal.

Tengo que decir que no he seguido su experiencia (sé que hizo un programa de tele) y tampoco he leído (ni creo que lo haga) su libro sobre su maternidad.

Pero me ha sido imposible no ver, en twitter, facebook o en mis grupos de whattsapp referencias a frases que ha dicho.

Antes de nada creo que quizás estamos criticando a una persona por frases que leemos totalmente fuera de contexto y quizás si leyéramos el libro podríamos entender algunas de esas frases.

Sinceramente he visto comentarios subidos de tono contra ella por expresar su punto de vista que es tan válido como el de cualquiera.

Ser madre es algo muy bonito pero no nos engañemos, la maternidad también es muy dura.

En su caso además es madre de múltiples que no tienen un año de vida y os puedo asegurar que entiendo muchos de sus comentarios.

Ser madre por segunda vez me hace tener perspectiva de algunas cosas y vivirlas mejor pero hace unos meses estaba tan agobiada que me planteaba si tenía un bebe de alta demanda e incluso si podría vivir sin chupete porque un bebé de meses es muy agotador, así que no quiero ni pensar tener dos.

Creo que cuando haya pasado la barrera del primer año de vida puede que vea las cosas de otra manera.

Ella comenta que:

Tener hijos es perder calidad de vida”.

En mi caso si me preguntas que si al tener hijos he perdido calidad de vida, pues tengo que decir que para algunas cosas sí.

Duermo menos, voy como una mamá loca, he perdido mi intimidad y ya no sé lo que es quedarme todo un domingo estirada en el sofá.

Pero eso no quiere decir que no me sienta feliz por todas las otras cosas que hago con mis hijos y todo lo que aprendo con ellos.

Otro de sus titulares es:

Me comieron el coco y quise tener hijos porque me decían que era maravilloso

No nos engañemos, la mayoría somos madres porque queremos, pero muchas pueden acabar siéndolo por la presión social.

Hay una gran presión para que seas madre, a la que estás en pareja o empiezas a tener una edad empiezas a recibir las típicas preguntas de si vas a tener hijos o que si te va a pasar la edad.

Ser madre para mí ha sido una de las mejores cosas que me ha pasado en mi vida pero entiendo que muchas mujeres no quieran ser madres.

Cuando eres madre tienes una personita que depende de ti, tus pensamientos pasan a ser para ella, tu tiempo se dedica a otras cosas y ya no hablemos de la economía familiar.

Que alguien no quiera renunciar a según qué cosas pienso que no es ser egoísta, sino que es una opción tan válida como la mía y que mientras no me la impongan a mí me parece perfecto.

Además está el hecho que en muchos momentos te sientas sola con todo el peso de la crianza.

En mi caso he notado la gran diferencia de mi primer bebé y el segundo.

En el primer caso tuve mucho apoyo de mi hermana que venía cada día a disfrutar de su sobrina  y con eso yo tenía tiempo para poder hacer otras cosas ( como os podéis imaginar ninguna para mí, sino de preparar comidas, poner lavadoras o recoger un poco la casa).

Con el segundo no ha sido así ya que mi hermana ya no disponía de ese tiempo.

Así que criar sin apoyo como les toca a muchas puede ser desbordante y que te haga sentir que no vas a poder y que te estás volviendo una desquiciada. Es el problema de que ya no criamos en tribu.

Con mi perspectiva de madre de una niña que en unos meses cumplirá 5 años se que todo eso pasará.

Con el tiempo este agotamiento físico pasa y te quedas con las cosas que son importantes.

Pero entiendo que ahora mismo, con el agotamiento o incluso con una depresión postparto no diagnósticada pueda sentirse así, que la han engañado.

Y que incluso diga:

«lo mejor es ser tía» porque «es lo más cercano a la madre», pero se ahorra «el dolor físico del agotamiento y el hundimiento moral de decir: ¡no puedo más!».

Así que sobre si la maternidad es una bendición o una tortura os digo que un poco de todo.

Para mí mis hijos son lo mejor de mi vida, con ellos he aprendido mucho más de mí y he visto que soy capaz de cosas que nunca pensé que podría hacer. Pero….. hay momentos en que pienso que “maldito el momento…”, por suerte son los menos.

Por eso pienso que podemos dar nuestra opinión pero que lo podemos hacer sin faltar al respeto y que intentemos empatizar porque nuestra realidad no es la única ni estamos en posesión de la verdad.

Si una cosa he aprendido con la maternidad es que muchas veces es mejor no opinar sobre lo que hacen otros porque te acabas comiendo tus palabras.

Mi amiga Anna de La mama vaca también ha escrito dando su punto de vista sobre los hijos y la calidad de vida y os animo a leer su post.

La polémica está servida, ¿cómo vivís la maternidad?

También te puede gustar...

8 comentarios

  1. Hola! Yo tengo mellizos de 13 meses. Y tengo que reconocer que los 3-4 primeros meses fueron una locura de la que no me quiero acordar y que en muchos momentos tambien llegue a pensar cosas como las de Samantha… fue muy, muy duro, sobre todo porque en mi caso tengo a mi familia a mas de 1000 kms!

    • Es eso, que los primeros meses son muy duros y si es tu primera experiencia puede ser desbordante y si como en tu caso tienes dos y sin ayuda de familia no me lo puedo ni imaginar.

  2. Yo lo que creo es que a esa chica, que tenía poco o nulo sentimiento maternal, le vendieron que todo era maravilloso y la convencieron sin realmente estarlo. Y como dices, si, es muy bonito y dan felicidad, pero para algunas puede ser agotador si te salen niños que duermen poco o de alta demanda..y ella con dos, imagino que va de culo.
    Quizás aqui el error fue que no se informase más en blogs como estos, reales, donde se cuenta cuando alguna vez nos hemos querido tirar por la ventana, o haber idealizado tanto la maternidad que ahora se siente engañada.
    Quizás cuando los peques sean algo más grandes, pueda disfrutar de verdad y decir que ahora, si es mas feliz.

    • Puede ser que tuviera poco instinto maternal y la convencieran, aunque me sorprende que pasará por todo lo que pasó sin estar convencida.
      Pero creo que con unos peques de menos de un año y encima dos debe estar en ese momento que te crees que no puedes con ello.
      Yo sinceramente creo que cuando sean un poco más mayores lo vivirá de otra manera.

  3. En mi caso vivola maternidad como tu: quiero con locura a mi hija pero hay días que la tiraría por la ventana aunque se me pasa con un mama y un abrazo.

    Estoy de acuerdo en que todos debemos poder opinar y de hecho, más que frases como que “ser madre es perder calidad de vida”, me molestan las de “lo mejor es ser tia” porque me da la impresión de que intentainculcar su opinión para que todos la sigan. Es un poco como cuando cierta famosilla sale por la tele diciendo que no seamos tontas y que nos pongamos la epidural nada más llegar al hospital. Me parece que en realidad tiene poca experiencia para hablar de estos temas.
    En mi caso he decidido escribir sobre como se ve el tener un hijo como el siguiente paso en una relación pero también ha sido a raíz de estas entrevistas y de que, como tu dices, quizá no se lo vendieron como es en realidad.

    • Sara Llorca Pérez

      Totalmente de acuerdo, además, mi hija acaba de cumplir los 4 años y mi hijo los 4 meses , así que muy reflejada en todo lo que comentas. Que esto es una bendición,pero no deja de tener muchos momentos duros, es que son personitas, que no se le olvide. Y como decís, si encima no se tiene ayuda familiar…
      Pero bueno, son opiniones sacadas de contexto y con las hormonas aún revolucionadas las de Samantha.

      • yo esta vez al tener ya a mi hija lo estoy viviendo muy diferente porque se que son etapas que pasan, pero hay momentos que son muy duros aunque lo amo con locura.
        Yo creo que el primer año de un bebé es de los más duros y en mi caso mi vida cambió a los dos cuando empezó a hablar.

    • estoy de acuerdo contigo sobre que a veces la gente en vez de hablar de su experiencia intenta inculcar lo que hacen como si las otras opciones fueran menos válidas. Creo que hablar de nuestras experiencias es algo positivo pero creo que lo que cada una escoja seguro que es lo mejor para su familia aunque para la mía no lo es.
      Y sobre lo de ser tía, creo que lo dice por el momento en el que está, que parece un poco desbordada y claro cuando eres tía eso no lo tienes, tienes sólo la parte bonita de un bebé en la familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *